Obras de Teatro, Recitales, Entrevistas, Cartelera Teatral, Cine, Eventos Culturales y artisticos, Festivales Nacionales e Internacionales

martes, 4 de abril de 2017

Año Cero (Un sonido incesante)

presenta

Todos los sábados a las 19.30 hs. se presenta (Hasta el 13 de Mayo / Inclusive)

Año Cero

(Un sonido incesante)

Propuesta de teatro + poesía + música, inspirada en las palabras de la chamana mexicana María Sabina, la antigua poeta griega Safo y la mujer-mito Casandra // Sobre una idea original de Susana Yasan y Lamberto Arévalo // Con Dramaturgia y Dirección de Lamberto Arévalo // Funciones: Todos los sábados a las 19.30 hs. (hasta el 13 de mayo –inclusive) // En Patio de Actores, Lerma 568 // Tel. –Informes: 4772-9732 // Entradas $200.- (Estudiantes y Jubilados $150.-) //

Nueva propuesta de teatro poético, que se propone bucear en nuestras raíces latinoamericanas desde una perspectiva contemporánea y experimental, sin por eso separarse de un encuentro con lo popular. La puesta en escena trabaja con el cuerpo como fundador de devenires, geografías e intensidades. Los personajes también son músicos y fuerzas que modifican la atmósfera a cada instante. La música se realiza íntegramente en escena, haciendo que todo viva de manera directa, las voces tanto como los instrumentos componen la dramaturgia de la propuesta. Un escenario despojado, con mínimos pero contundentes elementos que, junto a la iluminación, hacen del recinto artístico un universo que muta incesantemente.

Sinopsis // Año 2100. Pasó una nueva guerra mundial. El planeta se ha convertido en un desierto yermo. En algún sitio recóndito del mapa, donde hoy se encuentra Latinoamérica, convive una tribu que ha sobrevivido. Cero, una mujer que pertenecía a una comunidad extinguida, fue rescatada por este grupo. Cero descubre accidentalmente algo desconocido y le vibra como una señal: un llamado a dejarlo todo y partir. Asume el desafío y emprende el viaje. A lo largo del trayecto aparecerán otras señales, fuerzas desconocidas, sonidos que se vuelven voz. Zumbarán en la cabeza de Cero las palabras de tres mujeres que han vivido en otros siglos. Junto a ellas, se irán hilvanando otras presencias y huellas arqueológicas: palabras, cuerpos, ritmos y tonos de un pasado que insisten en la huella del tiempo. Cero descubrirá la sensualidad refundada, la hechicería de la tierra, la palabra profética, su voz propia. En ella la resistencia, la emoción y la creación se volverán fuerzas indiscernibles.


“Año Cero (Un Sonido Incesante)” nace inspirada en la vida y obra de tres mujeres (la chamana mexicana María Sabina, la poeta Safo y la mítica Casandra), así como del deseo de hablar de la creación en tanto memoria y resistencia. En nuestra era y en otras pasadas siempre existieron vidas que abrieron líneas de fuga sobre lo establecido, tanto externa como internamente: nosotros tomamos las potencias de éstas tres mujeres que existieron para componer una nueva fuerza, artística y actual, encarnadas en la mujer del futuro”, comenta Lamberto Arévalo

Ideo Original: Susana Yasan y Lamberto Arévalo; Dramaturgia: Lamberto Arévalo; Intérpretes: Susana Yasan, Verónica Allocati, Cecilia Arrascaete, Cecilia Mártire y Mariano Pérez de Villa; Música Original: Lamberto Arévalo, Cecilia Arrascaete y Mariano Pérez de Villa; Diseño de Iluminación y Objetos: Fernando Dopazo; Realización de Objetos: Verónica Allocati y Fernando Dopazo; Diseño de Vestuario y maquillaje: Silvia Zavaglia; Realización de Vestuario: Mariela Martínez y Verónica Allocati; Asistente de Dirección: Mariela Martínez; Dirección: Lamberto Arévalo
Prensa: Silvina Pizarro // Tels.: 66983515 // 1550448132 // info@silvinapizarro.com

+ Info

Safo (antigua poeta griega) // La encarnación de una fuerza poética y sensual que abrió líneas de fuga en un mundo dominado por la forma-hombre. Al mismo tiempo que revolucionó los contenidos de la poesía se enfrentó a los poderes políticos. Fue exiliada, fundó su academia y se atrevió a amar a hombres y mujeres por igual. Todo movimiento de liberación femenina encuentra en ella su paradigma, tanto ético como estético.

María Sabina (chamana mexicana) // La sabiduría de la tierra, una fuerza que se posicionó contra el “saber oficial” (en tanto instrumento de dominación), eso que el chamanismo siempre ha resistido. Una resistencia a la que sumó el confrontarse con la banalización y mercantilización de lo mágico y lo sagrado. A raíz de una experiencia dolorosa con su hermana, fue que re-descubrió la sabiduría que se hallaba en los hongos de su siembra, aceptando la misma como un don sagrado y a cuidar, del cual ella era tan solo un medio.

Casandra (la –rechazada- profeta mítica) // Fuerza femenina que captaba los acontecimientos por venir, aunque nadie le creía y ponía en riesgo su vida en afirmarlos. Su vitalidad se define por haber vivido entre las ramas del poder y los laberintos de las divinidades, rechazada por unos y escupida por los otros. Hoy sigue viva a través de las miles de mujeres que captan algo auténtico y afirmativo en su relación con la tierra, aunque sus sociedades las desprecien.

Cero (la protagonista) // La mujer del futuro: encontrará, en su propia decisión de salirse de un destino fijado, las fuerzas de tres aliadas que la acompañarán y ayudarán a atravesar el horizonte. Nuestra protagonista, en la obra, vivirá en las salinas, en la puna, en la selva, emanada de su eternidad. Hechicera, Cero encarna la fuerza actual de una memoria creadora, que cimenta la palabra profética en nuestro mundo, co-habitando con otros superpuestos. Toma presencia en la fuga del Lenguaje y recobra del olvido una memoria cósmica y oceánica. Cero es la palabra de una voz propia, sin impostación, guerrera y animal al mismo tiempo.

Los cuerpos–territorios que acompañan a Cero // Un cuerpo-manada habitado de paisajes desérticos, texturas y colores de la tierra, sonidos que llaman, presencias en los silencios; contrapuntos de ritmos, aires, vientos, tormentas, animales, afectos y tecnologías encarnados. Cuerpos que irán tomando diferentes formas y naturalezas (figuras animales, paisajísticas, atmosféricas, fantasmáticas, tribales, etc). Un escenario despojado, en donde los personajes van fundando los territorios por donde atravesarán sus dramas. Sus mismas pertenencias serán mutantes, como un carro de supermercado que puede devenir en choza-barco-jardín-oasis, o plantas que se vuelven telas de araña, entre otros

Sobre el campo sonoro–musical // Los materiales sonoros son producidos por los actores en escena, con instrumentos tradicionales y no tradicionales, analógicos y electrónicos, desde una perspectiva estética contemporánea y de suelo latinoamericano. Lo sonoro no está encarado como reproducción de lo que pasa en el personaje y el drama, sino que se mueve desde contrapuntos y diagonales que crean la sonoridad que habita en la geografía escénica; atravesada por el tiempo y los acontecimientos históricos que resuenan en la pieza: guerras de conquista y colonización, industrialización, tecnología, ritos, animales, la mezcla de lo sagrado y lo profano, etc. Se trata de la musicalidad de los estados internos del personaje y los planos atmosféricos que la atraviesan en el recorrido. Es una música poblada por animales, moléculas, ruidos, murmullos, vientos y fuerzas acuáticas, entre otros.



seguinos en:

siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram sígueme en Blogger




No hay comentarios.:

Publicar un comentario