Obras de Teatro, Recitales, Entrevistas, Cartelera Teatral, Cine, Eventos Culturales y artisticos, Festivales Nacionales e Internacionales

miércoles, 28 de junio de 2017

Orfeo y Eurídice

presenta



Orfeo y Eurídice
Dramaturgia y Dirección de César Brie


Estreno para público: viernes 16 de junio a las 23 hs
Funciones: viernes a las 23 hs
Teatro El extranjero
Dirección: Valentín Gómez 3378, CABA
Entradas: $250/ desc est. y jub. $200.
Informes: 4862-7400













Una historia de amor. El derecho a la muerte digna. La tensión entre los avances científico médicos sobre la prolongación de la vida y el deseo, más profundo y genuino, de los seres queridos de quien yace en coma. La relación entre la vida y la muerte.  
Estas son algunas de las preguntas que César Brie nos plantea en su nuevo trabajo, inspirado en el mito de Orfeo y Euridice.  
La pieza, que se estrena en Argentina, está basada en el caso Englaro, en Italia, donde un padre luchó durante 17 años para poder suspender la alimentación e hidratación forzadas que tenían en vida a su hija totalmente inconsciente y con daños cerebrales irreparables luego de un accidente.


Sinopsis
Una mujer tiene un accidente. Los médicos impiden que muera, pero no la restituyen a una vida consciente. Su compañera lucha porque le sea permitido detener una terapia que mantiene en vida sólo un cuerpo inerte. Ese era el deseo que Eurídice había expresado. Nos basamos en el caso Englaro, en Italia, donde un padre luchó durante 17 años para poder suspender la alimentación e hidratación forzadas que tenían en vida a su hija totalmente inconsciente y con daños cerebrales irreparables luego de un accidente.
El mito de Orfeo habla de la relación entre el amor y la muerte, habla del luto, del aceptar o no que el otro pueda partir. En nuestro tiempo toca también un argumento que nos interpela. La ciencia nos ha prolongado la vida. ¿Pero cuál es y dónde se sitúa el umbral en el que la ciencia debe ceder su lugar a la naturaleza y resignarnos a morir?
                  
Ficha artístico técnica:
Actrices: Liza Taylor y Sofía Diambra / Música original: Pablo Brie /
Prensa & Difusión: Simkin & Franco/ Diseño Gráfico: Alex Ze’evi-Christian y Sofía Diambra/ Vestuario & Escenografía: Liza Taylor y Sofía Diambra
Texto y Dirección: Cesar Brie

Agradecimientos: Giacomo Ferraú, Giulia Viana, Adriana Podzamczer, Larisa Rivarola Szabason, Abril Piterbarg, Ivan Hochman, Florencia Michalewicz, Vera Dalla Pasqua, Sofia Billoni, Juan Seade y a nuestras familias.


Sobre la puesta en escena
Creamos imágenes y metáforas sobre este argumento. Luego tejimos esas imágenes con los textos que preparé para cada instante. Imaginamos dos caminos cruzados. Uno el de la vida cotidiana y otro el de la vida hospitalaria. El primero va de una silla a una cama  través de una calle que se transforma. El camino hospitalario, blanco, es el de los tratamientos terapéuticos. En el cruce de estos caminos y en las zonas de sombra los otros protagonistas. Los parientes, los magistrados, la multitud.
Notas a Orfeo y Eurídice 
“Volví a Italia desde Bolivia en el 2009 cuando fallecía Eluana Englaro, que pasó 17 años en coma vegetativo y por la cual sus padres lucharon para que se les permitiera apagarla y dejarla morir. El caso Englaro me estremeció. Pensé que la lucha de esos padres para permitir a su hija morir y no vivir en un estado de indignidad absoluta era un acto de amor extremo e incomprendido. No era exactamente eutanasia sino el derecho a una muerte digna.
Seguí el caso pero no participé en el debate público que acabó con manifestaciones y slogans en las calles y plazas en las cuales los católicos acusaban de asesinos a los médicos que permitieron a Eluana morir y los laicos acusaban a los católicos de no aceptar que cada uno es dueño de su vida. Todos esos slogans me parecían mezquinos frente a la actitud digna, reservada y valiente del padre de Eluana.
La noche en que Eluana falleció, el parlamento italiano trataba de votar una ley impulsada por la derecha, que revocara la sentencia de la Corte Suprema en la que se autorizaba al padre de Eluana, Beppino Englaro, a encontrar un lugar donde con las debidas atenciones, su hija pudiera dejar de ser alimentada e hidratada y finalmente morir. 
Estudiando el mito de Orfeo y Eurídice encontré otras cosas. Las versiones modernas coinciden en que Orfeo se da vuelta a propósito antes de salir del Hades. Que decide dejar morir la amada por la cual bajó al infierno y llegó a conmover a Hades y a Perséfona, su mujer.  Algunos sugieren que Orfeo sintió el olor de los muertos, otros, que se dio cuenta que Eurídice ya no podía volver. Orfeo cuando sale del Hades pregonará el amor homosexual y terminará despedazado por las bacantes ofendidas por su desprecio a la mujer. 
Pero la guía oculta en este trabajo fue  el maravilloso poema di Rilke: Orfeo.Eurídice. Hermes.
Imaginé el Hades como la sala de terapia intensiva donde una persona está a merced de los médicos que no logran volverla a una vida conciente pero le impiden morir. Y el doloroso acto de amor de quien trata de apagar al ser amado y ahorrarle la humillación de vivir como un vegetal. No damos juicios en la obra, exponemos los argumentos de los médicos que no pueden dejar morir a su paciente, el argumento del amante que trata de poner fin a un dolor. El de los magistrados que luego de haber negado todas las instancias, al final, en la corte de Casación deciden que es un derecho también el poder morir. Dimos voz a Eurídice enferma: su voluntad había sido expresada por ella antes del accidente que la redujo a un vegetal. Dimos voz en realidad a todas las voces, pro y contra, para que cada uno elija dentro de sí el camino que prefiere.  De hecho, Englaro siempre sostuvo que lo que hacía por su hija no lo generalizaba a los demás, pero que era un derecho. 
En la versión italiana, la relación padre hija volvió a ser la relación de dos amantes, hombre y mujer. Como en el mito. En nuestra versión argentina, los amantes son dos mujeres. El mito de Orfeo habla de la relación entre el amor y la muerte, habla del luto, del aceptar o no que el otro pueda partir. En nuestro tiempo toca también un argumento que nos interpela. La ciencia nos ha prolongado la vida. ¿Pero cuál es y dónde se sitúa el umbral en el que la ciencia debe ceder su lugar a la naturaleza y resignarnos a morir?
César Brie
Para terminar cito un poema  luminoso de Roberto Juarroz:
“el centro del amor no siempre coincide con el centro de la vida. Ambos centros se buscan entonces como dos animales atribulados. Pero casi nunca se encuentran, porque la clave de la coincidencia es otra: nacer juntos. Nacer juntos, como debieran nacer y morir todos los amantes”.     
Simkin & Franco
Estrategias de Prensa y Comunicación
Tel: 4964-5153/9620
 Celular Paula: 154 0289525 / Celular Daniel: 156 1844830
prensa@simkin-franco.com.ar / www.simkin-franco.com.ar






No hay comentarios.:

Publicar un comentario