Obras de Teatro, Recitales, Entrevistas, Cartelera Teatral, Cine, Eventos Culturales y artisticos, Festivales Nacionales e Internacionales

sábado, 25 de febrero de 2017

Entrevista a Alejandro Roa - Director YARAD O LA ÚLTIMA ENMIENDA

presenta

Duración: 65 minutos.
Facebook: El Silo. Compañía teatral
Reestreno: Viernes 17 de Marzo, 21 hrs.
Funciones: Viernes de Marzo, Abril y hasta el viernes 12 de Mayo a las 21 hrs.
Teatro Corrientes Azul. Av. Corrientes 5965, CABA.
Reservas: (011) 4854-1048/ www.corrientesazul.com.ar/ Alternativa Teatral
YARAD o la última enmienda es una obra teatral que explora los vínculos y la relación con el poder entre los integrantes de una familia, cuyo líder y padre es el creador de la religión que rige el pueblo donde viven.
Esta obra nos permite indagar las pulsiones humanas, las ambiciones, la manipulación por medio de la fe y hasta dónde el ser humano es capaz de llegar por mantener una ilusión con tal de no profundizar y mirarse desde una perspectiva crítica.
¿Qué pasa cuando la fe que nos sostiene se derrumba y nos expone al vacío?
YARAD o la última enmienda surge de la necesidad de explorar las distintas miradas sobre temas universales, como son la muerte, el amor, la familia, el poder, las creencias, y qué se produce en este encuentro con el otro, en el marco de una creación  e investigación teatral colectiva.
YARAD o la última enmienda pone en escena una fusión de géneros, suspenso y melodrama con ritmos tendientes a lo latinoamericano para contar una historia que no tiene más ambición que ilustrar las distintas aristas del ser humano.
Entrevista a Alejandro Roa - Director YARAD O LA ÚLTIMA ENMIENDA



¿Cómo fue que surgió la idea de llevar esta obra a el Teatro?
Surge en primera instancia como un deseo de investigar a nivel colectivo, temáticas que fueran propiamente latinoamericanas. De ahí surge como tema central la familia latinoamericana y el poder en Latinoamérica. Encontrando en la religión un eje conductor para la construcción de la acción dramática y posteriormente del guión. Partimos de la escena.

¿Llevo mucho tiempo el armado de la obra y como fue la selección de los actores que la representan?
Estuvimos ensayando dos años, tiempo que nos era necesario para hacer un trabajo consciente tanto de investigación como de puesta. Para la selección de actores le dimos total prioridad a los valores humanos por encima de cualquier búsqueda de talento. Somos un grupo de profesionales todos en lo que hacemos, pero nos une el comprender el teatro desde un espacio que más allá de lo artístico tiene un valor aún más grande como ente revolucionario dentro de una sociedad que muchas veces se presenta de formas muy individualistas y competitivas. En ese sentido buscamos personas afines a una filosofía de vida integradora, colectiva y cooperativa. No nos manejamos con roles jerárquicos ni de poder.
 
¿Qué cosa o que sensación has sentido cuando termino la primera función?
Ante todo una satisfacción muy grande de haber llegado a un resultado. Poder trabajar con un grupo numeroso, pudiendo pasar las adversidades y seguir unidos por un deseo en común más allá de las dificultades económicas que lleva el teatro independiente. Como director tenía muy claro antes del estreno que habíamos generado una excelente obra, pero para los actores que no tienen la mirada del todo, fue absolutamente prioritario sentir el aplauso del público para terminar de generar una confianza en el material. Sentí absoluto orgullo por el trabajo de los actores, de la producción y de lo que logramos como grupo.

Básicamente y sin contarnos el final de la historia ¿Qué nos cuenta la obra?
La obra toma como eje temático los roles de poder puestos dentro de una familia disfuncional dentro de una cultura religiosa que domina un pueblo. Estéticamente trabaja con el realismo mágico y tomando como base actoral y narrativa las películas de Alex de la Iglesia. A través de un presente y unos flash back se va conociendo las relaciones de los personajes para comprender la situación límite que se da en el presente a través de la muerte del personaje del ministro, quién es el que narrativamente reúne a todos los personajes.

¿Cuál fue el mayor desafío, al momento de empezar a armar las distintas partes de la obra?
El mayor desafío para mi es el vacío y la confianza en el mismo. Es una elección partir de la investigación del espacio como primer impulso y dejar que sea el mismo el que comience a manifestarse y a proponer una narrativa. Esto es más complejo que partir de un texto predeterminado, es un salto al vacío que necesita de un grupo formado, con la suficiente confianza y convicción de que algo va a surgir. Dentro de esto, creo que el mayor desafío esta en los actores, puesto que generan un acto de fe hacia el director, confiando plenamente en su mirada dentro de una forma de trabajar en la que es difícil comprender el todo, hasta que no se llega a un estreno. En ese sentido los admiro y valoro su confianza.

¿contanos un poco como fue ese paso de la actuación a la dirección?
Fue una necesidad de encontrar mi propia estética. En la actuación encuentro disfrute, juego, entrega. En la dirección encuentro un punto de vista estético y critico más concreto.

Me imagino que después de estos años arriba de un escenario debe haber un tipo de obras teatrales que te gustan más que otras… ¿Cuáles son tus preferidas para actuar y cuales para dirigir?
Siento un gran placer por actuar desde el clown y el trabajo con máscaras expresivas. Curiosamente desde la dirección, los primeros juegos de investigación parten desde este lugar, pero siempre termino en espacios muy dramáticos, que me sorprenden como artista y ser humano. Es un devenir que no controle, sino permito que sea. Pero siempre me sorprende que desde el cuerpo encuentre el placer en espacios de comedia y desde la dirección el imaginario sea más conflictivo, dramático y bizarro.

seguino en:

siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram sígueme en Blogger




No hay comentarios.:

Publicar un comentario