Obras de Teatro, Recitales, Entrevistas, Cartelera Teatral, Cine, Eventos Culturales y artisticos, Festivales Nacionales e Internacionales

viernes, 12 de mayo de 2017

Entrevista a Gaston Jose Maria Saldivar

presenta
Mujer en la ficción de la memoria
  Duración: 60 minutos.
Reestreno: Domingo 21 de Mayo, 18 hrs.
Funciones: Domingos desde el 21 de Mayo hasta el Domingo 9 de Julio a las 18 hrs.
Facebook: mujer.enlaficciondelamemoria //Instagram: mujer.enlaficcion
Teatro: Silencio de Negras. Saenz Peña 663. CABA.
Reservas: Alternativa Teatral
Este espectáculo cuenta con el apoyo de Proteatro 
Entrevista a Gaston Jose Maria Saldivar

¿Cómo fue que surgió la idea de llevar esta obra a el Teatro?
G.S: Hace unos años, me tope con un texto apasionante, muchas veces habia tenido la ocasión de leerlo pero por uno y otro motivo, siempre me ganaban otras atenciones. Hablo del cuento “Esa Mujer” de Rodolfo Walsh. Me atrapo la pasiòn y la atomosfera del relato, ficcion de naturaleza argentina, con todo lo macabro e idilico, lo oscuro y lo luminoso, el entrecruzamiento del moustro de la historia y el heroe en el subterfugio de la memoria. En su momento me amenzaron muchas imágenes, ideas, e ilusiones, que dejaron en mis manos el hilo Ariadna: Me interesaba jugar con las imágenes sobre eva, sus encarnaciones, sus mitos, sus devenires simbolico en el pequeño tramo de la historia. Luego de darle vueltas al asunto, en septiembre del año 2015, cansado de las ganas escribi impulsivamente a un grupo de actores/actrices. Soñaba con tener muchas Evas que encarnaran sus imágenes, soñaba cosas imposibles, cajas llenas de barro, casas antiguas abandonadas, mujeres altas, poderosas, femeninas y masculinas, muertas, de burdelles y toda la marencoche. Pero casualmente, en el primer ensayo/laboratorio era solo un grupo de cuatro: dos chicas, dos varones; me pareciò perfecto, porque se diò una sinergia grupal, de conexión y escucha, que me llenaban la espacialidad, llenaban el cuadro con toda su visceralidad.

¿llevo mucho tiempo el armado de la obra y como fue la selección de los actores que la representan?
G.S: El armado de la obra, tomo un año de duracion casi exacto. Inciamos los ensayos un 25 de septiiemmbre del año 2015, y estrenamos el 16 de septiembre de 2016. La selección de los/las actores/actrices fue muy espontànea, convoque a Pedro Fiorotto, amigo y co-fundador de la compañía Teatro DELHùMANO para que hiciera de Coronel y me asistiera en la obra, antes le habia escrito a un hombre pelado, alto de ojos claros, un tipo medio loco, no es actor, pero me encantaba su fisico para el espectaculo, nunca me respondio. A Claudio Yanes lo conoci en una clase de semiotia, casi no nos conociamos, algunas veces intercambiamos algunas palabras, lo convoque por su perfil, siempre le vi algo como de otra epoca, parecia siempre recien bajado de la maquina del tiempo, siempre opinaba como locutor de radio en clase, y cuando lo oia siempre pensaba: “el podria interpretar a un periodista”, por eso le escribi, al principio me dijo que le preocupaba el “factor tiempo”, despuès se fue convenciendo solo. A Camila Ferro, la conoci tambièn en un trabajo de semiotica del teatro, juntos montamos una pequeña adaptacion de un texto de Terror y Miserias, un trabajo muy bello, en esa oportunidad percibì en ella tanta entrega, que me pareciò excepcional para elaborar un trabajo en conjunto, siempre proponiendo y entregandose a todas las pautas propuestas, una locura. A Abril Longarella, tambièn la conoci en un trabajo academico para Actuacion Frente a Camara, estaba muy linda, charlamos en una parada de colectivo y sin saber en su momento cuando y como encararia el proyecto, le comente la idea, se entusiasmo, vi en ella tantos deseos de actuar, producir, entregarse al oficio, que no desaproveche la oportunidad para escribirle. Le escribi a otras personas, pero se cayeron de la barco antes de introducirnos a la voragine de los ensayos.

¿Qué cosa o que sensación has sentido cuando termino la primera función?
G.S: Un mar de preguntas. Me sentia para la mierda. Me tocò hacer la tecnica y el sonido saliò peor de lo planeado, se disparò mi voz, cantando,  de un archivo que hasta el dia de hoy me pregunto ¿cómo carajo paso eso? parecia una burla de los dioses, de la santa evita, del peronismo y toda la farandula. Por suerte claudio me la banco desde adentro de la escena, con una miradita al techo que lo hizo parecer todo una obra de arte. Desde la primer funcion, cada semana fuimos ajustando tuercas, repensando, cambiando, sacando, reacomodando textos, llevamos al elenco a un estado tal de “peligro” que la obra fue creciendo, ya sea por el profesionalismo, o bien, por el cagazo.

Básicamente y sin contarnos el final de la historia ¿Qué nos cuenta la obra?
G.S: La obra nos relata el fanatismo y la obsesion, llevados al extremo, a la ficcion de la realidad, insuperable en las bitacoras de la historia. Nos relata el lado oscuro de la pasion, ya sea por un ideal, por un proyecto, la eterna discrepancia y choque entre dos ideologias en crisis: la derecha y el peronismo. La obra no hace bandera de Peron, hace bandera, no hace bandera de la derecha. Hace bandera del estigma social, del imaginario social, de lo que la historia ha hecho de nosotros, y en lo concreto, con el cuerpo y la imagen de la mujer.

¿Cuál fue el mayor desafío, al momento de empezar a armar las distintas partes de la obra?
G.S: El Mayor desafio se dio, cuando recibi en mi cuenta personal de correo electronico, la negativa de argentores para usar textos de Rodolfo Walsh, negado por los mismo herederos a solo un mes del estreno; fue un balde de agua fria, que antes de dejarme congelado, me hizo abrir el abanico de investigacion de manera urgente. Busque noticias, imágenes de peliculas, textos de tango, escribì delirios, y de la noche a la mañana, empezamos a modificar la obra con atencion y picardia, hasta que nos encontramos con un texto increible de Tomas Eloy Martinez: “La tumba sin sosiego”, Una entrevista real, realizada a uno de los militares encargado de sacar al cuerpo de Evita de la argentina, un texto actual, sin desperdicios, con la pluma poderosa de Tomas Eloy Martinez, gran investigador, periodista y seguidor del caso de Eva Peron. Gracias a el, y a la apartura positiva de sus herederos, la obra tomo un cuerpo particular, desmesurado, poetico y de contundente contenido historico.
 
¿contanos un poco como fue ese paso de la actuación a la dirección?
G.M: La actuacion no la abandono, aunque siempre, desde mis inicios en la actividad teatral, me toco dirigir y actuar en breves intervenciones urbanas, y en obras de corta duracion. Con Pedro Fiorotto, desde que nos conocemos, hemos dirigido mutuamente todos los trabajos propuestos. La direccion en mi vida profesional, siempre se debio a una funcion que partio desde un lugar pedagogico, tomado com un lugar de investigacion. Me gusta dirigir, pensar la teatralidad, no solo desde la actuacion, sino desde la composicion fisica del espacio. Es como pintar un cuadro que comienza a moverse, lentamente, hasta que cobra vida propia y te come. Es imposible no estar dentro de la obra, ella sucede simultaneamente afuera de los ojos, y adentro del vientre, no solo actores y actrices se desnudan frente a publico, tambien se desnudan los escenografos, los dramaturgos, el iluminador, el director, en cada lugar hay una angustia invisible, un deseo embrujado, todo es una especie de orgia mistica, inaparente, expositiva, ardiente.

Me imagino que después de estos años arriba de un escenario debe haber un tipo de obras teatrales que te gustan más que otras… ¿Cuáles son tus preferidas para actuar y cuales para dirigir?
GM: Las obras, en las que me gustaria o preferiria actuar, son aquellas que se me presentan como una imposibilidad, o una posibilidad de frustacion. Las obras que me gustan son aquellas que me generan ese temor, a que quizas no sirva para esto, ese temor a perder el espacio sagrado y profano del teatro. Entonces entro en una carrera contra el destino, me escarbo, me reviento, me vuelvo a levantar, y de pronto una luz, una rendija que saca lo inesperado, la oportunidad de desaperecer unos instantes, para luego entrar por una puerta diferente. ¿Sino para què?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario