Obras de Teatro, Recitales, Entrevistas, Cartelera Teatral, Cine, Eventos Culturales y artisticos, Festivales Nacionales e Internacionales

miércoles, 26 de julio de 2017

Entrevista Gabriela Romeo

presenta
 
 
FLORES BLANCAS EN EL MAR
Dramaturgia y Dirección Gabriela Romeo
Supervisión dramatúrgica: Ricardo Monti
 
Estreno para público: domingo 6 de  Agosto, a las 17.30 hs.
Estreno para prensa: domingo 20 de agosto a las 17.30 hs
Funciones: domingos 17,30 hs.
Teatro: La Ranchería
Dirección: México 1152
 Entrevista Gabriela Romeo
 
¿Cómo llegas a la obra?

Flores blancas en el mar tiene como primera semilla una obra de apenas tres mil caracteres escrita para un ciclo de teatro breve: Dos hermanas que viven en condiciones precarias, por necesidad, deciden cuidar a un tío anciano. La tía Pocha, su esposa, se los deposita empastillado y desaparece. Cuando despierta el tío, se llevan una feroz sorpresa.  Una actriz me dijo que era muy potente esa historia, que tenía que hacer una obra larga. Esto quedó flotando. Cada tanto veía a esas hermanas en distintas situaciones. Me pregunté qué conflicto sólido y devastador como sus vidas las podía enfrentar… y  entre esos pensares e imágenes que se me aparecían como una película, leo una nota en un diario acerca de la Celebración a la Diosa del Mar que realizan todos los años el 2 de febrero sus devotos. Me impactó el rostro de la multitud brindando sus ofrendas. Desde ese momento no pude detener mi imaginario. Ya no sólo veía sino que olía, tocaba el mar y escuchaba la música de los tambores. En mis encuentros de entrenamiento con el Maestro Ricardo Monti comenzó el trabajo de escritura y reescritura.

¿Cómo fue la experiencia de trabajo con Ricardo Monti?

 Maravillosa. Tenerlo como Maestro es un regalo del Universo. En cada encuentro llevaba las escenas que iba escribiendo. Él escuchaba, escucha, siempre escucha y con todos los sentidos. Después de la lectura se queda en silencio y con una mirada profunda, porque Ricardo Monti no mira con los ojos físicos, me decía todo lo que le parecía bueno, rico y ante lo que le hacía ruido opinaba con una pregunta para que yo me cuestionara.  Y se hacía otro silencio y volvía a decir algo más. Jamás invadiendo. Todo lo contrario, potenciando mi signo propio, alentando lo singular. Nos divertimos mucho. Me siento honrada que reciba mis textos y en estos momentos me hace muy feliz saber que edita una novela, que muchísimos esperamos y que comenzó a escribir hace largo tiempo.

Si tendrías que decir cuáles son los temas de esta obra como autora y directora qué dirías?

El deseo, la devoción, el amor y la mentira; al borde. Al límite.  Son seres que luchan a todo o nada con la fuerza del mar. Todo esto “sucede” en un universo donde la violencia ES un personaje.

¿Cómo fue el trabajo con el elenco?

El trabajo fue muy rico. Exploramos expectantes. Dispuestos a sorprendernos. Improvisamos buscando la voz del cuerpo, la mirada, la energía. Indagamos los vínculos en ese singular universo. La obra comienza con Violeta (Cecilia García Moreno) y Lila (Carolina Mugetti) en sus treinta y pico pero el vínculo hubo que rastrearlo desde la infancia. Partimos siempre de dos hermanas que se aman. Así nada se hizo impune. Cada una de ellas accionaba para lograr su objetivo y el conflicto empezó a crecer. Travolta (Max Acuña), amigo de ambas pero enamorado de Violeta, trabajó para que nada se hundiera pero La Diosa de Mar (Nora Kaleka), que cuando algo no le gusta se pone brava, se ocupó de desestabilizar. Esto fue apareciendo junto con un lenguaje singular y poético. Lo buscamos en todos los ensayos con gran entrega, alegría, sacudones y la firme convicción que actuar es no actuar sino “Estar”. Gran desafío.

En la pieza una de las personajes es creyente y muy devota de una virgen popular. Qué lugar ocupa la fe y la religión en tu vida? ¿Sos devota de algún Santo o Virgen?

Respeto todas las religiones. Me conmueven muchísimo las personas que depositan su fe en determinados Santos. Considero que las religiones, a lo largo de la historia,  han usado esto como manipulación a través del miedo y la dependencia. El alma frágil de los seres que no pueden trabajar para encontrar su poder interno, su mago interno; buscan lo mágico afuera. En el caso de Violeta, un alma sencilla e inocente, ante la no respuesta de su entorno, pone su vida en manos de La Diosa del Mar. Le han envuelto huevos en un recorte de diario. Allí  descubrió a La reina del Mar, como también la llaman. Supo que era la protectora de los marineros y que “Si le ofrecés cumple tus deseos.”  Se aferró a ella obsesivamente y le pidió que el Mario, un novio que se fue hace siete años, vuelva.
Yo siento y percibo que hay un Creador de todo lo que existe. Creo en la Leyes Universales y compruebo cada día que hay Seres elevados de Luz que trabajan para que nuestro Planeta despierte. Lo delicado es que la Humanidad está tan aferrada al mundo material (que no es sólo el dinero), mira tanto su ombligo, busca el “poder externo”  que no puede mirar Lo Alto. Los Seres de Luz nunca van a obligar y manipular. ELLOS dan, muestran y nosotros decidimos.

¿Pensaste en algún público específico a la hora de escribirla la obra?

No. Siempre primero las imágenes. Me aparece un universo que me atrae por algún motivo y más imágenes. Empiezo a trabajar con todos los sentidos y ese universo comienza a habitarse. Me atrae mucho el mundo interno de los seres sencillos y no por eso poco profundos. Su “existencia” en un lugar donde nada es fácil y a su vez hay mucho para ser feliz. En esa búsqueda, creo, cualquier público puede sentir empatía desde algún lugar que la obra lo toca.

La violencia de género está muy presente en la obra. ¿Te interesa trabajar esa problemática desde el teatro?

No me lo propongo específicamente pero como es un tema que me ocupa y preocupa, está en mí y aparece con gran fuerza. En mi obra anterior Nevisca sucede con importante presencia en un poético universo.  Tengo la convicción que la “violencia de género” es un problema a trabajar, juntos,  hombres y mujeres. No de mujeres contra hombres o viceversa. En “Nevisca” aparece un marido maltratador. En Flores blancas en el mar, un anciano ocasiona violencia que fue generada y organizada por una mujer, su esposa.
Agradecemos a Mercedes Sauco ( Simkin & Franco ) por la colaboración en la realización de dicha entrevista.-

1 comentario:

  1. Quiero felicitar por la entrevista, por las preguntas y respuestas que sin dudas convocan las ganas de que llegue el estreno, para no perder una obra que seguramente ha de despertar muchas inquietudes y que al mismo tiempo divertirá.

    ResponderEliminar